Usted no sirve para nada

marzo 27, 2007 § 1 comentario

Mucha de la ausencia de líneas en este blog tiene que ver, obvio, con mis lides personales. Sin embargo, hoy me aprovecho de él (el blog) para exorcizar demonios y así junto con Solís echar pa’lante. Yo me entiendo. Ustedes, selectos lectores, nomás tengan paciencia y mejor déjense venir con comentarios que siempre, ya saben, son bienvenidos en cualquiera de los posts que la SOLISMANIA ha logrado.

Les decía que Javier, como todos, lidió y recibió reveses. Uno, acaso el más importante, fue aquel comentario duro y directo: «usted no sirve para nada». Esto fue cuando pensó que la carrera de cantante era lo suyo, es decir, cuando daba sus primeros pasos como, diría él, cancionero, y pretendía grabar ya algún material discográfico. Ésa fue la respuesta. Ése fue su fracaso. Ahora lo recuerdo y si bien no soy ni seré Solís, sí que como él y tantos más que optaron por seguir adelante, me hago de fuerzas (parcho el alma rota) y sigo cantando e intentando.

Aquella vez de su intento de grabación, tras el golpe recibido, Javier recordó a un amigo que le dijo «del fracaso no se deriva el desaliento, sino un nuevo motivo para la esperanza»; el resto es historia. Yo recuerdo y escucho a Javier y sus interpretaciones: aliento sonoro y parte motivacional de mis esperanzas. ¡Qué va!

Por aquí nos vemos y leemos.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con fracasos en SOLISMANÍA.