«Atino bolero: llórelo, bonita»

octubre 23, 2011 § 2 comentarios

A ella, la mía

La sentencia (y también palíndromo) es para una voz javiersolista. Así le dije a su autor, Pedro Poitevin, y tomo pues la oportunidad para hablar de una canción que está a punto de cumplir los setenta años de edad y sigue manteniendo la lozanía con la que nació: «Bonita».

Engendrada en 1942, disco de oro en 1945, inmortalizada en 1947 en Músico, poeta y loco con Tin Tán enamorando a Meche Barba, la canción debe por igual a Luis Arcaráz (música) y a José Antonio Zorrilla Martínez (letra). Aquél, quizá por la fuerza de su orquesta, suele llevarse todos los créditos y, de hecho, acaso como homenaje póstumo Javier Solís (le) graba en 1963 ese tremendo disco Prisionero del Mar, incluyendo una constelación de canciones inolvidables (algunas ya revisadas en esta bitácora), con «Bonita» una de sus mejores, por supuesto.

El yucateco «Monís» Zorrilla por suerte sí logra dar cuenta de tal grabación de Solís… y a saber si secunda o no aquella afirmación de Arcaráz sobre «Bonita» y —dicen que dijo— «su mejor interpretación por Tin Tán».

Sin duda, no hay entre 1947 y 1963 una versión mejor que la del entrañable Pachuco: Arcaráz tenía toda la razón… ¿pero qué tal a partir de 1963?

A veinte años de nacida, Javier nos regala la otra mejor interpretación de «Bonita»; sólo alguien a la altura de Tin Tán, pues, pudo llegar con el mariachi y pedir hacer pedazos el espejo. Aquí habrá que detenernos en la letra de Zorrilla: si bien la orquesta de Arcaráz es insuperable y en mucho ayudó a aquella interpretación de Tin Tán, con el mariachi al lado el reto era mayor, y solo Solís ha podido con él: fue sobre todo con una «vuelta a la letra» que logra tan magistral interpretación. Hela aquí con su letra:

«Bonita» (Arcaráz y Zorrilla)
Bonita,
como aquellos juguetes
que yo tuve en los días
infantiles de ayer.
Bonita,
como el beso robado,
como el llanto llorado
por un hondo placer.
La sinceridad
de tu espejo fiel
puso vanidad
en ti;
sabes mi ansiedad
y haces un placer
de las penas que tu orgullo forja para mí.
Bonita,
haz pedazos tu espejo,
para ver si así dejo
de sufrir tu altivez.

Solís atina en cada frase, las sopesa y entonces los versos de Zorrilla vuelven, digamos, a su estado natural: la poesía. Quiero decir que esta vez aquel swing, aquel big-band de Tin Tán y Arcaráz son reemplazados por un implacable bolero, un mariachi, un Zorrilla y Solís.

Tomemos como ejemplo la segunda estrofa, esa muy redonda, muy honda, donde Javier frasea al centavo y en verdad recita cantando como nadie (con un hondo placer). Luego, lo mejor, la ternura que impregna al tercer bonita es de una naturaleza afortunada; está a punto de pedirle lo más a la bonita y lo hace con la voz al cuello: haz pedazos tu espejo. Decía de la letra de Zorrilla y este es uno de los heptasílabos que compiten con la bonita misma. Ese espejo es en realidad el protagonista de la canción, es por él que la bonita existe (y acaso todas); de ahí que, creo, Solís soltara un acertado «¡qué va!»: si de tan solo espejos se tratara… Bonita se sabe, bonita se es (y llorar es bueno).

A dos años de los cincuenta de aquella grabación, aún no hay quien la empate o supere. De Tin Tán a Solís «bastaron» quince años, ¿será tan difícil con tales antecedentes? Lo dicho, no es que Javier superara a Tin Tán, más bien él entendió por su cuenta a Zorrilla y Arcaráz y fue así que nos legara tal joya. Han pasado lustros y un etcétera de cantantes se han limitado a las meras réplicas (pasando por desafortunados cambios de letra en Bellas Artes cortesía de A. Fernández, i.e., «de tu espejo cruel»).

Así, he aquí una muestra (más) de lo exclusivo que gente como Zorrilla, Arcaráz y Solís pueden lograr. No queda sino recordar, reconocer y aplaudir… Llórelo, bonita.

¡Qué va!

Anuncios

Canción de la Semana 21

julio 3, 2006 § 1 comentario

Con esta semana se cierra, de alguna manera, un ciclo en la SOLISMANÍA. Son ya 21 semanas donde se tuvo oportunidad de escuchar igual número de interpretaciones del Señor de Sombras, nuestro Javier Solís. Ha sido todo un placer seleccionar cada una de estas canciones y hablar un poco de ellas. Así como, claro, tomar en cuenta sus recomendaciones, selectos lectores, y hacer de esta selección una más, digamos, democrática. Así ocurrió con esta semana, donde uno de ustedes tuvo a bien recomendar “Quinto patio”, del querido Luis Arcaraz y Mario Molina Montes. Ahora bien, digo que se cierra un ciclo porque, enterados estarán, son con estas primer veintiún canciones con las que me dispongo a hacer (grabar) ése cedé que ofrecí en la primer trivia de la SOLISMANÍA. O sea, que vienen más trivias y más, así sea, discos. Por el momento, ya les digo, trabaja primera selección especial de la SOLISMANÍA con las canciones de la semana. ¡Qué va!

“Quinto patio” es un clásico dentro de la obra de Luis Arcaraz. Su letra es reflejo de aquellos años en que lo urbano era un ir y venir de historias varias donde el dinero era de alguna manera siempre protagonista. Su orquesta fue un hito en la historia musical así como sus canciones que han sido interpretadas por las más diversas voces. Javier Solís, por supuesto, de las mejores. Aquí la letra de “Quinto patio”.

Quinto patio (Luis Arcaraz, M. Molina Montes)
Por vivir en quinto patio
desprecian mis besos;
un cariño verdadero
sin mentiras, ni maldad

El amor cuando es sincero
se encuentra lo mismo
en las torres de un castillo
que en humilde vecindad

Nada me importa
que critiquen la humildad de mi cariño
el dinero no es la vida
es tan sólo vanidad

Y aunque ahora no me quieras
yo sé que algún día
me darás con tu cariño
toda la felicidad

Nada me importa
que critiquen la humildad de mi cariño
el dinero no es la vida
es tan sólo vanidad

Y aunque ahora no me quieras
yo sé que algún día
me darás con tu cariño
toda la felicidad

Solís grabó todo un disco con canciones de Arcaraz: Prisionero del mar. En él se incluye “Quinto patio”, y cual melodía clásica del repertorio de Arcaraz y con la voz de Javier es difícil no seleccionarla como lo mejor de tal producción. Eso sí, más adelante tendremos más de este disco.

Entonces, lo dicho, otros cantantes incluyen “Quinto patio” en su repertorio e incluso la canción llega a ser más popular en otras voces y no precisamente en la de Javier. Es decir, no se relaciona automáticamente “Quinto patio” con Javier Solís; sin embargo, Solís es Solís y nos deja una interpretación única de este clásico bolero. Además, claro, el acompañamiento del mariachi es, una vez más, simplemente certero. La combinación es perfecta y así entre cuerdas y metales, Solís navega y nos lleva con él a su patio musical. ¿Tan solo vanidad?… ¡Qué va! Javier es modesto y no le importa su humildad, sabe bien que toda la felicidad la tendrá con buen cariño. Y buena voz. Es Solís.

Así las cosas, selectos lectores, sigamos escuchando a Javier. Vienen más canciones y, así sea, más líneas. No dejen de escribir y visitar este patio, que aquí pura sinceridad y cariño verdadero. Por aquí nos vemos y leemos, ¡qué va!

Cuerpo vertical, risa horizontal

febrero 7, 2006 § 2 comentarios

Luis Arcaraz ocupa un lugar especial en la historia del bolero y de la música en español; Javier Solís lo interpretó, y de qué manera. Ahora me topo con esta rolita que me parece tiene lo suyo pues reparte la dosis perfecta de Solís y de Arcaraz. Cierto, no es precisamente la más conocida de Luis ni una de sus mejores, pero tiene lo suyo. No sé, simplemente me gusta. Por supuesto, de Arcaraz tendremos más en esta bitácora, en especial para la canción de la semana, estén pendientes, selectos lectores.

Decía entonces que “Crucigrama” tiene un sabor especial. Escúchenla y ustedes dirán (¡comentarios, por vidita de Dios!). Es, creo yo, una dulce e ingenua interpretación del desamor. Es sencilla, pues. Pero, sí, por qué no, bonita; como para un día tranquilito y de inicio de semana. Es martes y Solís se arranca con este lindo bolerito.

Por aquí nos vemos y leemos. ¡Qué va!

PS. Selectos lectores del mundo mundial, gracias mil por su visita.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Luis Arcaraz en SOLISMANÍA.