De cuando Solís oye a los Fernández

abril 29, 2013 § 3 comentarios

javier

Y de cuando un Chente “no deja de cantar”

javiersolista

 

cf. Cómo han pasado los años

Anuncios

Unos más en la vida perjura

febrero 8, 2012 § 6 comentarios

Según la página web de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), la biografía de Juan Navarrete Curiel se cruza con la de Javier Solís en algo más que una canción. Sin embargo, es la fecha en que los javiersolistas sólo contamos con dos canciones de Navarrete Curiel en voz de Solís: “Despreciado me voy” y —la que nos interesa por el momento— “Uno más”.

No es raro que con Javier se den las discrepancias en cuanto a los números —sean las canciones grabadas, los discos editados o incluso las versiones disponibles—, pero con lo cualitativo hay poco espacio para la disyuntiva. “Uno más” es una canción que bien podría pasar sin pena ni gloria… de no ser por un par de detalles. El primero es que forma parte del grupo de rarezas javiersolistas, es decir, temas que por su quizá única edición en disco, no suelen estar en las audiotecas Solís. Esta ausencia, en el caso de “Uno más”, se puede explicar quizá por la calidad de la grabación en sí, o bien, como ha pasado con otras canciones, e.g., “Gaviota” (del álbum Y todavía te quiero), por alguna razón que sólo los productores y sus interéses de mercadotecnia puedan tener al momento de las reediciones del material original.

El segundo detalle de “Uno más” es que ha sido grabada por dos Fernández, padre e hijo, en los primeros años de sus respectivas carreras (y sin ninguna posterior reedición). Volviendo a la página de la SACM, tal canción se reconoce sobre todo con las voces de los Fernández. (Aunque ya en la base de datos de la SACM de las canciones de Navarrete se puede ver que J A Solis es parte también de los intérpretes con en el CD Exitos de J A Solis, Orfeon Videovox.) Vicente la graba en 1965, es parte entonces de aquellos primeros años en que el de Huentitán buscaba hacerse —sin éxito— de un espacio en la industria, dicho de otro modo, parte de sus pininos; treinta años después el hijo Alejandro también la hace parte de sus inicios y la incluye en su cuarto (o sea, ya no tan pininos) disco Que seas muy feliz.

Hasta ahí no hay mucho que decir, más que el recuerdo de la letra de la canción.

Uno más (Autor: Juan Navarrete Curiel)
Que Dios bendiga
las dulces horas que pasé contigo;
a nadie digas
que por capricho te entregaste a mí;
por donde vaya
nuestro secreto guardaré conmigo;
nada ni nadie
podrá evitar que yo te quiera así.
Sé que todo pasó para ti como nueva aventura,
y que fui uno más para ti en tu vida perjura;
Sé que no volverás por amor a entregarme lo tuyo,
volverás cuando nuevo dolor haya herido tu orgullo.

Es, ya se ve, canción breve e incluso poética (e.g., bonitos endecasílabos sáficos). Pasemos a las versiones, aquí el par de los Fernández: Vicente

y Alejandro

De regreso al primer detalle, lo especial de “Uno más”, dije, es la canción en sí. No es sino hasta hace unos meses que, por ejemplo, podemos escucharla en YouTube. Pocos son los que, con la ayuda de la red y del intercambio digital, pueden contarla en sus audiotecas. La trilogía El Señor de Sombras de José Felipe Coria (Ed. Clío) no la enlista en su cancionero. La fecha probable de grabación es durante la segunda mitad de la carrera de Javier y, como se escucha en la versión disponible, el vinilo es hasta ahora la única fuente. No se tiene, en fin, mayor información que el compositor. Aquí pues la rala canción:

El avezado lector podrá escuchar que Solís sí está cantando tal cual aquella letra de Navarrete (y más adelante habrá cuenta de alguien más que sí lo hace), los Fernández no. Ellos cantan «evitar que yo te quiera a ti» y, lo más que hace el menos, «en tu triste locura» (amén de rematar con el innecesario «cuando un nuevo dolor», dando al traste así con la métrica). En otras palabras, me imagino la escena con aquél charro en ciernes: ¡Cómo que vida perjura, eso qué, mejor algo que se entienda: triste locura!, ah, y aquí debe de ser (sic) un nuevo dolor, claro, y ya entrados, pues que nadie evite que yo personalmente te quiera a ti y solamente a ti… El hijo, claro, sólo repitió lo del padre.

Así las cosas, ahí está Javier con su interpretación cabal. A saber del porqué los señores de la disquera prefirieron que, por si no bastara uno, dos Fernández se echaran al hombro esta pieza. Hay otras canciones, por supuesto, donde tanto los de Jalisco como el de Tacubaya brindan al respetable su entendimiento de los mismos «escarabajos que llamamos notas», e.g., el vals “Alejandra”, pero aquí, para el que escucha, los tres están en igualdad de circunstancias: no hay mayores cambios en los arreglos y dada la, digamos, dimensión de la canción (i.e., ni muy muy, ni tan tan) en los respectivos cancioneros, el tiro es finalmente parejo. Incluso con la calidad de las grabaciones en las versiones de Solís y del mayor de los Fernández, Alejandro no está con ventaja, o desventaja —junto con su padre—, al ser tal canción de sus “primeras grabaciones”: ambos Fernández a esas alturas saben ya de estudios de grabación. Lo dicho, el tiro es parejo. El resultado no.

Javier peina la letra con sus dedos, sin despeinarla ni despeinarse. Alejandro lo imita pero termina por recordar la impostura de la voz del padre. Éste, sencillamente, repuja. Solís entiende la letra y su estructura, y presta su voz para iluminar lo escrito: el chillón que llora bien y bonito. Fernández hijo cree entender y a fuerza de demostrarlo le resta sensibilidad: evita ser uno más y quiere ser el uno (de plástico). Fernández padre se limita a llorar chillando. Javier no busca cúspide alguna en la letra, sabe que la montaña es también una bajada; el junior pareciera no reconocerlas y el señor padre gusta de inventárselas (a gritos). Uno más que de tres… dos no logran.

Aquí queda la perjura. En este blog poco o nada comentamos de los Fernández, ¿para qué?, se sabe que uno, el padre, suele argüir que Solís será lo que sea pero él, será lo que sea, es el vivo. Se sabe, más bien, que si Fernández se escuchó fue gracias a la muerte de Solís, a que la máquina de grabaciones cesó de trabajarle a los señores de la industria. Sabemos, pues, que Javier vivo era insuperable, que sólo muerto alguien más podría competir, al menos, con grabaciones que, de hecho, todos querían en voz de Solís. La muerte de uno brindó el soplo de vida al otro que, dígase, la televisión se encargó de hacer más, e insuflar de paja suficiente como para encumbrar y confundir, dirían los de Cuévano, lo grandote con lo grandioso. La superioridad es evidente, la comparación, superflua. Aquí, sencillamente, uno más.

Adenda
Meses después reparo en una versión de uno más que, él sí, supo hacerle respetable segunda a Javier: Jorge Valente.

En el siguiente video se puede escuchar al paisano de los Fernández haciendo lo que ellos no pudieron. Jorge Valente se vale de otros arreglos musicales y borda una versión a la par de la de Solís. Sigue la letra y encuentra la unicidad. Nada que objetar.

[youtube http://youtu.be/YIXSkBvzj5o]

He ahí al cabal compañero y colega Valente. Curiosa disquera, sin duda, que a sus dos candidatos de reemplazo de Solís dio a grabar esta canción (¿y otras más?) acaso como prueba de fuego (?). La historia (ésa que se escribe por los ganadores) consta que Fernández resultó el del dedazo… aunque Valente fuera el natural y el del probado talento, pero esa ya es otra historia, otra más.

Resultados pendientes

julio 29, 2008 § Deja un comentario

Antes de iniciar una nueva encuesta (se aceptan sugerencias), he aquí los resultados de aquella que hace ya bastante tiempo echamos a andar.

  • Pregunta: ¿Quién ha reinterpretado mejor los clásicos de Javier Solís? (total de votos: 2044)
  • Resultados:

Alejandro Fernández 58%
Pepe Aguilar 27%
Pablo Montero 15%

Lectura:

Los resultados reflejan la popularidad de cada uno de los, digamos, competidores. Los comentarios reflejan el sentir de la gente: nadie como Javier Solís. Ahora bien, la encuesta (y creo que no se entendió del todo) no buscaba comparar a Javier Solís con alguno de estos tres jóvenes cantantes propuestos (dada su mayor popularidad dentro del género bolero ranchero); pretendió, más bien, saber hasta qué punto estos cantantes han podido, eso, reinterpretar aquellas canciones que son ya clásicas en voz de Javier Solís.

Alejandro empezó su carrera no solo con la sombra de su padre sino también a la de los otrora éxitos de Javier Solís. (Pisó los escenarios, pues, con la consigna de ser el nuevo valor del bolero ranchero.) Así, logró con algunos clásicos imprimir su huella (e.g., A pesar de todo) y con otros simplemente los dejó como una muestra más de la variedad de interpretaciones (e.g., Mentira, mentira, que, de hecho, después Vicente se encargaría de regrabar en compañía de, oh, Javier Solís). Ciertamente hoy día ya no es el mismo de hace 15 años, y poco o nada del repertorio de Solís ha reinterpretado, pero por lo que grabó yo lo ubicaría en un segundo lugar.

Y sí, mi primer lugar sería para Pepe. Es él quien mejor ha entendido a Javier y por ello más allá de competir con la grabación original, procura una nueva, una suya, una muy a su manera. En tu pelo le quedó bastante aceptable: la refrescó y logró darle una nueva imagen. Tiene otras, y creo que en cada una se volcó hacia lo que ya él venía haciendo con su repertorio (e.g., Por mujeres como tú) y no cedió ante los impulsos de ocupar lugares. De ahí que, lo dicho, me parece el que mejor ha, literalmente, reinterpretado a Solís.

Finalmente, uno que más que a reinterpretar, se dedica a querer interpretar es Pablo Montero. Y sí, como algunos participantes comentaron, es él quien más busca, con su estilo y voz, parecerse a Javier. Es claro que se queda en el intento. Sus grabaciones son burdas interpretaciones de los clásicos de Javier. Su disco homenaje a Javier fue simplemente una buena recopilación de temas, no de interpretaciones, y ni hablar de reinterpretar: no lo logró y, al paso que va, no creo que lo logre (i.e., esperaré sentado).

En fin. Otros más han grabado los clásicos de Javier: por ejemplo, Luis Miguel y Cristian Castro. Sin embargo no lo han hecho tanto como los tres listados, de ahí que los dejara fuera de las opciones. Insisto, no busco comparar; pero sí encontrar a alguien que en la actualidad haya podido entender las letras y música que hicieron de Javier un ícono de la música. Valga un ejemplo final con la canción El mundo: Javier Solís, primero, logró reinterpretar la versión italiana y nos dejó una versión en español sin comparación alguna; luego, José José hizo la versión suya tan así, que con ella sentó sus bases para éxitos posteriores. Es que, en tales menesteres de la regrabación, de eso se trata precisamente: de reinterpretar.

Por aquí nos vemos y leemos. ¡Qué va!

¿Cenizas?

septiembre 27, 2006 § 2 comentarios

Aprovecho la nueva encuesta para poner a su consideración este trío de temas e intérpretes. A saber: Pepe Aguilar con Cenizas (de su reciente álbum Enamorado, 2006), Pablo Montero con Cuando calienta el sol (del cedé Gracias, homenaje a Javier Solís, 2003) y Alejandro Fernández con Si Dios me quita la vida (del disco Grandes Éxitos a la Manera de AF, 1994).

La cuestión es sencilla: ¿hasta qué punto vale la pena que otros intérpetes se den a la tarea de cantar a su manera aquellos (otrora y por siempre) éxitos de Javier Solís? Si me preguntan, les responderé que vale la pena y esfuerzo siempre y cuando se haga con: calidad, entrega y sello personal. Las tres cosas juntas. Ahora bien, del por qué tal selección con estos tres cantantes, les diré que son ellos los que, a mi manera de ver, además de ser jóvenes que están ya en un camino sólido con suficientes méritos y aciertos profesionales, me parece han hecho de Javier Solís su piedra de toque. Pepe Aguilar, por ejemplo, y él mismo así lo ha dicho, reconoce a Solís como un pilar (y el mejor) del tipo de música que él interpreta y con la que se ha hecho lugar en la escena musical. Vale pues preguntar hasta qué punto son sólo «cenizas» lo que estos intérpretes logran finalmente cuando reinterpretan a Solís.

Pablo Montero todo un disco dedicó a temas de Javier. Un Homenaje, precisó Montero. Pepe Aguilar suele incluir (éste su más reciente disco no es la primera vez) temas de Solís en su repertorio. Alejandro Fernández, hay que decirlo, no es tan directo (¿sincero?) y sólo en el inicio de su carrera grabó algunos temas del repertorio de Javier (aunque en sus conciertos ya es de cajón el tema A pesar de todo, incluído por ejemplo en aquella grabación en vivo, 2003, del concierto con Vicente Fernández). Tres plebeyos que se acercan al Rey. ¿Queman las interpretaciones de Javier y nos dejan cenizas?, o bien, ¿de las cenizas se elevan cuales Ave Fénix? (eso sí, acoto, cada 500 años se supone que el Ave Fénix se consume en el fuego y surge entonces una nueva y joven ave… Javier Solís, siguiendo los pasos de su estimado Pedro, es ya inmortal, ¡qué va!).

Aquí los temas y mis humildes calificaciones (de 1 a 5 estrellas) en los tres rubros mencionados (estilo o sello personal, calidad musical y entrega/esfuerzo):

i) Pepe Aguilar con Cenizas (de Wello Rivas)…

[youtube http://youtu.be/dyZcwkKS864]

Estilo: 5 estrellas, es Pepe sin lugar a dudas y no busca o intenta sonar a Javier;
Calidad: 4 y media estrellas, los arreglos que tiene la canción son de una muy buena manufactura; la voz de Pepe por momentos se queda corta o fuera de lugar;
Entrega: 5 estrellas, una canción que demanda esfuerzo y que Aguilar supo ofrecer.

ii)  Pablo Montero con Cuando calienta el sol (de Mario y Carlos Rigual)…

Estilo: 1 estrella, por momentos quiere ser Javier y por otros suena a Alejandro Fdz.;
Calidad: 3 y media estrellas, los arreglos salvan la canción y le dan un sonido de calidad, no así la voz de Montero;
Entrega: 2 y media estrellas, la interpretación es mediocre comparándola con otras del mismo artista;

iii) Alejandro Fernández con Si Dios me quita la vida (de Agustín Lara)…

[youtube http://youtu.be/lWqBW1DWe1I]

Estilo: 3 y media estrellas, apenas y se percibe su estilo, confundiéndose con el del padre;
Calidad: 3 y media estrellas, los arreglos pudieron haber sido mucho mejores, con más brillo;
Entrega: 4 estrellas, en conjunto se logró ciertamente hacer a la manera de Alejandro, aunque una apenas diferenciable de otras.

En resumen, Pepe Aguilar es quien me parece ha resolvido mejor ese acercamiento con Solís (se puede decir incluso que ya le agarró la medida); Montero tuvo que haber pensado más de dos veces antes de lanzarse a tan peculiar ruedo; y Alejandro está en el intento y no es clara la faena que puede o no hacer (¿tomará al toro por los cuernos y grabará como lo hace su competidor Aguilar?). En fin. Javier Solís sigue siendo único y necesario.

Por aquí nos vemos y leemos. ¡Qué va!

Canción de la Semana 23

agosto 16, 2006 § Deja un comentario

Esta semana una muestra más de que a pesar de todo Javier Solís sigue siendo el amo y señor del bolero ranchero. Así de simple. Es decir, en otras palabras, selectos lectores, aquí la canción de la semana, que no hace mucho tiempo se volviera a grabar en voz de Alejandro Fernández: “A pesar de todo”, de A. Guijarro y J. Torregosa.

Con Solís suena diferente, que ni qué, pero, oh sí, mejor. Si algo se le pudiera modificar serían los coros que quedan un poco flojos; del resto, no hay queja, el acompañamiento es adecuado y la voz… ¡qué va! Aquí la letra.

A pesar de todo (Autores: A.Guijarro y J.Torregosa)
Me gustan los ojos verdes,
y tú los tienes muy negros.
Me gustan los ojos grandes,
y tú los tienes pequeños.

Me gusta la gente alegre,
y tú no sabes reír.
Y siendo como tú eres,
me he enamorado de ti.

A pesar de todo.
Te quiero a pesar de todo.
No me importa lo que digan
cuando vienes junto a mí.

A pesar de todo.
Te quiero a pesar de todo.
No me importan los motivos.
Yo te quiero porque sí.

A pesar de todo,
cuando te miré,
a pesar de todo,
yo me enamoré.

Me gusta la piel muy blanca,
y tú la tienes morena.
Me gusta saber tu vida,
y tú jamás me la cuentas.

Me gusta soñar despierto,
y tú no sueñas así;
y, siendo como tú eres,
me he enamorado de ti.

A pesar de todo.
Te quiero a pesar de todo.
No me importa lo que digan
cuando vienes junto a mí.

A pesar de todo.
Te quiero a pesar de todo.
No me importan los motivos.
Yo te quiero porque sí.

A pesar de todo,
cuando te miré,
a pesar de todo,
yo me enamoré.

A pesar de todo,
cuando te miré,
a pesar de todo,
yo me enamoré.

Quihubo, ¿se la esperaban? No fue, me parece, tan conocida en voz de Solís si la comparamos con otras canciones de su repertorio, pero es un rolón en su voz, de ello no hay duda alguna. Su voz recorre distintos tonos y al final se tiene un fraseo perfecto y una canción redonda. De diez. Tiempo después ya vendrían a, dicen, refrescarla con nuevos arreglos musicales, pero la voz, la voz sigue siendo única e inmejorable. Y ustedes, ¿con cuál se quedan?

Por aquí nos vemos y leemos, ¡qué va!

N.B.
Disculpas mil por la falta de actualización del blog, pero es que he andado fuera de la red. Eso sí, no dejen de revisar los comentarios de los posts, pues en ellos se encuentran muy buenos apuntes de ustedes, selectos lectores participantes.

Sin sucesor (resultados de la encuesta)

julio 14, 2006 § 1 comentario

Y no me refiero a las recientes elecciones presidenciales mexicanas que siguen con la moneda en el aire, sino a Javier Solís y su herencia musical. Después de semanas de tener abierta la encuesta, hoy se cierra con los siguientes resultados:

Guardando las distancias, ¿quién puede ser el sucesor de Javier Solís?
  • Nadie…………………………..61%
  • Vicente Fernández………15%
  • Alejandro Fernández……9%
  • Pepe Aguilar………………..5%
  • Pablo Montero……………..4%
  • Raúl (Academia)…………..3%
  • Pedro Fernández………….3%

Además de los números, lo interesante fueron los comentarios: gracias mil por todos y cada uno de ellos. El resumen de estos es lo que en números se dijo, que Javier Solís no tiene ni tendrá sucesor, que tiene un lugar único y que el resto de cantantes a lo más podrán forjar una carrera igual de exitosa pero sin llegar a ocupar un lugar igual al que se ganó el buen Solís.

La encuesta en sí no buscaba comparar la figura de Javier, era simplemente saber y ubicar a algún cantante que pudiera alcanzar la calidad de la obra artística de Javier. No hay tal, así lo dice el respetable, es decir, ustedes selectos lectores. Eso sí, me llamó la atención que Vicente fuera señalado (aunque sea por pocos) como sucesor, cuando mucho se dice que es más bien el cuarto gallo y que está a la par de Pedro, Javier y Jorge. Ya se ve que no. Yo, les cuento, esperaba que Alejandro o Pepe, o inclusive Pablo Montero (que siempre hay despistados), tuvieran algún numero significativo de respuestas en su favor, pues, a mis ojos, de alguna manera apuntan a ser una segunda generación de artistas que se ubican en un lugar importante del gusto musical. Al parecer, pues, es puro marketing. Habrá que trabajar más, que ni qué.

Así las cosas, la conclusión es que Javier no tiene competencia alguna y que es simplemente único. Que más allá de sucesores, la música de hoy tiene que ofrecer más y mejores opciones musicales para que, en su momento, se den nuevas figuras que traspasen épocas y que lleguen para quedarse, y sean punto de referencia obligado para los que les han de seguir. Vicente Fernández, con todo y su larga carrera, no logra del todo asegurar un lugar similar al que tienen Infante o Solís, al parecer con él se tiene o tendrá un nuevo tipo de ídolo musical. Lo mismo puede pasar con gente como Alejandro o Pepe Aguilar. Por lo pronto, Javier no tiene sucesores, y así parece será por mucho tiempo más. ¡Qué va!

Lista ya la nueva encuesta. De nueva cuenta, gracias mil por su participación. Por aquí nos vemos y leemos.

¡Cómo han pasado los años!

marzo 4, 2006 § 1 comentario

Asé es, selectos lectores, los años pasan y las cosas cambian. Por ejemplo, hay de ídolos…

Media_httpphotos1blog_sfecg

… a ídolos:

Media_httpphotos1blog_lumyn
Media_httpphotos1blog_zrbnk

O sea, hay ciertos íconos…

Media_httpphotos1blog_jzjzu

… difícilmente superables, con todo y algunos curiosos intentos (¿que ahí se quedarán?)…

Media_httpphotos1blog_gjnpc

Y en todo sentido…

Media_httpphotos1blog_mcprv
Media_httpphotos1blog_acsmi

… que ni qué…

Media_httpphotos1blog_ljgau

Así las cosas, no cabe duda, este mundo loco ya no es el de antes…

Media_httpphotos1blog_wuhrx

… ni sus ídolos. En fin, los años pasan.

Media_httpphotos1blog_eqfjw

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Alejandro Fernández en SOLISMANÍA.