Javier Solís en El Mariachi

noviembre 23, 2008 § Deja un comentario

Media_http1bpblogspot_ilnec

No me refiero a la película de Robert Rodríguez, sino al libro de Jesús Jáuregui «El Mariachi» (Taurus, 2007). Un estudio social y antropológico que aborda desde dintintos puntos la figura del mariachi y su tradición. El autor nos ofrece una obra que bien podría ser ya de referencia obligada para todo aquél que se diga conocedor del tema. Así, como tal, hay nombres que no pueden faltar en su mención. Uno de ellos: Javier Solís.

 

Por supuesto, Javier aparece al lado de las otras dos personalidades que, ya se ve, forman parte del análisis del mariachi, su música y tradición. Jorge Negrete y Pedro Infante, pues, son los que anteceden a Javier en ese papel de ídolos. En particular, Jáuregui habla de la figura del charro cantor, aquella inaugurada por Tito Guízar (en 1936 con la película «Allá en el Rancho Grande»), como ídolo de multitudes. Entonces, el primer ídolo es Jorge Negrete seguido por Infante y como tercero, Javier Solís.

Me permito transcribir algunos apuntes de Jáuregui sobre Javier Solís.

El último ídolo fue Javier Solís, cuya carrera fue menos brillante. A diferencia de los anteriores, sus actuaciones en los filmes fueron mediocres, por lo que su imagen fue más sonora que visual y su público se caracterizó por la identificación con el “cantante de origen proletario”. Su estilo, definido en Entrega total, Me recordarás y Sombras, «está determinado por su género preferido: “el bolero ranchero”, a medio camino entre el estilo de cantina y el ranchero tradicional. Su expresiva y sensual voz con ciertos resbalones rítmicos en los momentos en que requerían más expresión, así como una afinación acomodaticia, le dan el toque inconfundible» (Moreno Rivas, Y., Historia de la música popular mexicana, 1979).

Los integrantes de esta “Tercia de Ases” comparten además de su cualidad de excelentes cantores, la condición de “machos enamorados” (tanto en la pantalla como en la vida real) y el haber dejado el trono a tiempo: todos murieron en plenitud, cuando se encontraban en la cúspide de su carrera. «Son los ídolos de la canción, los amos de la mujer mexicana y los ahijados de la muerte» (Aviña y Salazar, Ahijados de la Muerte, Somos uno: 3 tipos de cuidado, 2001). Por eso siguen —cada uno a su manera— en el corazón del pueblo.

Tela para cortar, sin duda alguna, y espero regresar a comentar al respecto de algunas líneas vertidas en el mencionado libro. Por el momento, dejo la referencia. La obligada referencia.

Aquí las páginas donde se menciona a Solís:

Media_http3bpblogspot_axajm

Media_http4bpblogspot_mrhwm

Atención al cuadro resumen de las características y comparación de los tres cantores. En la parte de Javier Solís tan sólo está la comparativa con sus predecesores, ¿cuáles serían las características (resumen) de Javier?

Por aquí nos vemos y leemos. ¡Qué va!

Anuncios

Etiquetado:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Javier Solís en El Mariachi en SOLISMANÍA.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: